Ediciona > Directorios > Redacción > Julián Chappa

Redactor Julián Chappa

8 recomendaciones

Julián  Chappa Julián Chappa
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
100% de información completada  100% completado 

Muestras de trabajo

 

Datos de Redacción

Especialidades

Contenido web

Editorial

Periodismo

Clientes

···> Editorial Los libros del lince (Barcelona). ···> Editorial Icaria (Barcelona). ···> Red social Ediciona (Barcelona). ···> Random House Mondadori (Barcelona). ···> RBA Libros (Barcelona). ···> Grupo Planeta (Barcelona). ···> Editorial Sol90 (Barcelona/Buenos Aires). ···> Océano Grupo Editorial - Ocenet (Barcelona/Buenos Aires). ···> Ars XXI Grupo de Comunicación (Barcelona/Buenos Aires). ···> Editorial Sirpus (Barcelona). ···> Revista «Todo es Historia» (Buenos Aires). ···> Revista «Lateral» (Barcelona). ···> Revista «Autoclub» (Buenos Aires). ···> Ateles Editores (Madrid). ···> Gran Aldea Editores (Buenos Aires).

Textos publicados

···> Consultora en gráfica digital Preteco S.A. (Buenos Aires, 1999). Editores del «newsletter» mensual "Prepress & Technology Report" (preimpresión y gráfica digital). Selección, traducción y corrección de estilo de todos sus contenidos.
_________________________________________________________________


···> Edición.es (artículo sobre la Feria Liber 2004 en Barcelona)

Ya no somos los únicos. Frente al falso mito de que en España no hay estudios universitarios de edición, aquí van algunas apostillas para ponernos un poco a tono con el presente. Este informe -que no pretende ser exhaustivo pero tampoco renuncia a ser amplio- da cuenta de una docena de opciones, de las cuáles diez son de nivel universitario.
Vale destacar que en general los másters o posgrados poseen contenidos muy similares entre sí, la diferencia radica en el nivel del profesorado, las prácticas en editoriales y la profundidad con que se tratan los diversos aspectos de la edición, que van de la mano con la duración total del posgrado. Si bien es cierto que dichos estudios -en promedio- implican invertir alrededor de 3.500 €, en todos los casos existe financiación bancaria con plazos, cuotas e intereses ciertamente razonables. Pasen y... lean.


> Curso de Posgrado de Estudios de Edición (Oxford Brookes University - Publish)

Organizado conjuntamente por Oxford Brookes University y Publish, aunque el diploma que reciben los alumnos a la finalización del curso es el de la Universidad de Oxford. Destinado a aquellas personas que, sin experiencia en el sector editorial, desean orientar su vida profesional al mismo, también a personas con experiencia limitada a un campo concreto de la edición que desean ampliar sus conocimientos.
El Oxford International Centre for Publishing Studies se creó en la Oxford Brookes University en 1994. Sin embargo, la Universidad ofreció su primer Diploma de Edición en 1961 y el primer curso universitario en 1983, con gran prestigio por sus cursos de edición y por sus labores de consultoría y asesoría a la industria editorial.
Publish nació en 1992, hoy es el centro líder en España especializado en formación para el sector de la edición en sentido amplio: edición de libros y revistas, periódicos, librería, distribución. Muy activo a nivel internacional, es miembro de ABPTOE (Asociación Europea de Centros de Formación del Libro). Posee centros en Madrid y Barcelona.
El curso se imparte en dos modalidades: presencial y on line, ambas comienzan en noviembre y culminan en julio. La presencial consta de 300 horas de clases y 160 de actividades
En la versión a distancia el alumno recibe materiales, documentación y manuales a través de internet, con acceso a la web de "Infolibro", centro de información y documentación para el sector editorial único en el mundo. Además se proporciona material multimedia con ejercicios y herramientas que permiten aplicar los conocimientos adquiridos. Finalmente, materiales y manuales en papel que complementan lo recibido a través de internet.
Requisitos. Ser licenciado o diplomado (4 años de estudios universitarios) en cualquiera de las ramas que se imparten en España o en el país de procedencia del alumno o bien, aún no teniendo formación universitaria, poseer experiencia comprobable en el ámbito de la edición.
Prácticas. Los alumnos pueden, a la finalización del curso, efectuar una práctica de un mes en alguna de estas editoriales: Santillana, McGraw Hill, Anaya, Plaza & Janés, Planeta, Pearson Educación, Vicens Vives, RBA Editores, Siglo XXI, Grupo Editorial SM, Círculo de Lectores y revista Delibros.


> Máster en Edición (Universidad Pompeu Fabra)

Profesorado

Juan Cerezo (editor de Tusquets), Enric Folch (editor de Paidós), José Martínez de Sousa (bibliófilo, autor de textos sobre edición), Enrique Murillo (editor del Grupo Planeta), Carlos Pujol (editor de Destino), Josune García (editora de Cátedra). Además de autores, directores literarios, gestores editoriales, agentes, diseñadores gráficos, periodistas culturales, libreros y distribuidores de reconocido prestigio.

Programa

El Máster se estructura en dos módulos complementarios que forman un todo -aunque pueden cursarse de forma independiente- y que permiten adquirir una completa formación y un conocimiento profundo del sector editorial y de la situación del mercado internacional del libro.

MODULO I

Posgrado en edición (7º edición)
Temas. Cada materia del programa se centra en una de las etapas del proceso de publicación de un libro: selección o encargo, negociación, contratación, traducción, editing, maquetación y corrección, producción, distribución, promoción y marketing.
Proyecto. El Módulo I concluye con la entrega obligatoria de un proyecto individual que pondrá en práctica de manera virtual el proceso de edición. La superación de esta prueba será requisito indispensable para la obtención del título.
Diploma. Posgrado en Edición de la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

Matrícula: 2.975 €
Período: 09/04 a 07/05
Horas totales: 250

MODULO II

Posgrado en edición global en español y edición internacional (3ª edición)

Temas: la edición global en español y la edición internacional, tratando con detenimiento la personalidad de los distintos mercados en crecimiento del idioma español, estrategias y funcionamiento de la exportación de libros y de la empresa editorial internacional.
Mesas redondas a cargo de prestigiosos profesionales del sector, entre los que ya han participado Miquel Alzueta (co-fundador y director de Columna Ediciones, Director del Área Internacional de Planeta), Alfredo Bryce-Echenique (escritor), Oriol Castanys (director general de RBA Libros), Jesús Giralt (director editorial de Enciclopèdia Catalana), Almudena Grandes (escritora), Mónica Martín (directora de MB Agencia Literaria) y Ferdinand Mount (director del Times Literary Supplement), entre otros.
Plan de visitas guiadas a imprenta Cayfosa-Quebecor y Cargraphics, al Gremio de Editores de Cataluña y a la Distribuidora Les Punxes, líder en España.

(*) Los participantes que realicen ambos cursos (Módulo I + Módulo II), obtendrán el título de Master en edición.


> Master universitario de edición (Grupo Santillana - Universidad de Salamanca) 4º edición

Organizado por el Grupo Santillana y la Universidad de Salamanca, está dirigido a licenciados de cualquier especialidad, con preferencia las provenientes de filologías, humanidades y ciencias sociales que quieran orientar su carrera profesional hacia el sector editorial. En menor medida, profesionales del sector que quieran mejorar su formación y todos aquellos interesados en seguir su carrera profesional en el campo de la edición. Será imprescindible estar en posesión de titulación universitaria o acreditar experiencia en el sector editorial.
La premisa pedagógica es que para aprender a editar lo mejor es editar un libro, por ello el programa está basado en la fórmula del learning by doing, aprender haciendo.
El curso comienza con una somera reflexión sobre la evolución histórica del libro, su pasado, su presente y su probable futuro para pasar inmediatamente a la creación efectiva de una editorial, generación de un proyecto y un catálogo propios, cálculo de las inversiones necesarias para fundamentarlos, negociación de los derechos de las obras que publicarán, análisis de las distintas modalidades de la edición, diseño de cubiertas e interiores, maquetación de los contenidos, concepción de un plan de comunicación y una estrategia de comercialización y, por fin, la impresión del libro.
Colaboran, entre otras, las editoriales Espasa Calpe, Santillana, Alfaguara, El País-Aguilar, Richmond, Cambridge University Press, Anaya, Alianza, Debate, Biblioteca Nueva, Fondo de Cultura Económica, Siruela, Planeta, Gredos, Siglo XXI y Edelvives.
Programación académica. Un total de 660 horas que corresponden a 420 horas de teoría, impartidas entre los meses de noviembre de 2004 y julio de 2005, y 240 horas de prácticas que se repartirán a lo largo del máster o en los meses posteriores al mismo en media jornada o jornada completa. La evaluación será la presentación y defensa final del proyecto editorial y del libro impreso.

Clases: 10/04 a 10/05
Matrícula: 5.500 €
Sede: Madrid
Diploma: Máster Universitario en Edición (Universidad de Salamanca)



> Máster en edición (Instituto Universitario de Posgrado en Edición).

Se otorga el título de Máster en edición, impartido por el Instituto Universitario de Posgrado (IUP) y emitido por la Universidad de Salamanca. Está dirigido a profesionales titulados (en materias afines a humanidades) que trabajen en editoriales o sectores similares y deseen completar su formación. Los objetivos son preparar profesionales de la edición, con un contenido eminentemente práctico, para la primera de las industrias culturales de España, que tiene además una fuerte proyección en Latinoamérica. La evaluación consiste en el desarrollo de un plan de empresa y un proyecto editorial, que culmine en la materialización de un libro impreso.

Modalidad: A distancia
Duración: 500 horas (10 meses)
Convocatorias: marzo y octubre de cada año
Matrícula: 5.000 €




> Universidad Oberta de Catalunya (UOC) - Grupo Planeta

Dicha casa de altos estudios ofrece tres titulaciones, a saber:

1. Máster en edición (3º edición)
Inicio: 06/11/2004
Duración: 2 años (495 horas)

A quién se dirige: profesionales del sector editorial, licenciados universitarios (humanidades, filología, filosofía, historia, periodismo, comunicación audiovisual, bellas artes, diseño gráfico).

Matrícula: 3.500 €

2. Posgrado en procesos editoriales (7º edición)

Inicio: 06/11/2004
Duración: 1 año (270 horas)
A quién va dirigido: IDEM anterior
Matrícula: 2.000 €

3. Posgrado en edición digital (on-line y off-line) (2º edición)

Inicio: 16/04/2005
Duración: 1 año (225 horas)
Dirigido a profesionales y licenciados involucrados o interesados en el diseño de productos, la producción de contenidos o la gestión de proyectos en el entorno de la edición digital.
Matrícula: 2.000 €




> Máster en edición (Interuniversitario) 1º edición

Máster organizado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), la Universidad de Valencia y la AEUE (Asociación de Editoriales Universitarias Españolas). Está dirigido a licenciados, diplomados y profesionales con experiencia editorial.

Inicio: 10/04
Duración: 7 meses
Sede: Barcelona/Valencia
Matrícula: 3.500 €



> En@e. Curso de formación editorial (a distancia)

Se enmarca en una iniciativa de la Unión Europea que tiene como objetivo fundamental contribuir a que trabajadores y empresas del sector de la información, y en particular del libro, se adapten a las nuevas tecnologías y a las nuevas formas de organización. A lo largo del proyecto se analiza la previsible evolución de los puestos de trabajo del sector a la luz de los cambios que introduce la nueva economía, se establecen itinerarios de formación e inserción, se crean herramientas multimedia y "online" para la impartición de formación y orientación de los grupos objetivo del proyecto y se forma y orienta a los mismos para que se integren en y/o mantengan sus puestos de trabajo adaptándose a dichos cambios. El proyecto, de una duración de 2 años, está financiado por el Fondo Social Europeo, la Comunidad de Madrid y los propios socios participantes. Su finalización está prevista para diciembre de 2004.


> Máster en edición, producción y gestión de revistas (Universidad Pontificia de Salamanca) 1º edición

Al igual que otros sectores de la comunicación en España, el mercado de las revistas ha experimentado grandes cambios en los últimos tiempos.
En primer lugar, el auge y la consiguiente guerra de los suplementos dominicales o de fin de semana, con la entrada en el mercado español de grandes grupos editores europeos (Hachette Filipacchi, Grüner und Jahr, Axel Springer, Hymsa-Edipresse, Luike Motorpress). En segundo término, la creación de grupos nacionales (entre los que cabe destacar al Grupo Zeta); en tercer lugar, el incremento de difusión (superior en proporción al de los diarios, y paralelo al incremento de consumo de medios audiovisuales).
También existen otros tipos de profesionales, especialmente los colaboradores, que necesitan conocer mejor el modo de trabajo de forma tal que puedan capacitarse profesionalmente. Por último, la gestión de la publicidad, la vinculación en grandes grupos y las tareas de gestión productiva son muy diferentes a la de los diarios de información general.
Dirigido a licenciados en comunicación y en cualquier otra ciencia social o humanística, se imparte a lo largo de 23 semanas, dividiéndose en ocho bloques temáticos que no pueden cursarse de forma aislada. La carga horaria total es de 650 horas, 450 presenciales, 120 horas prácticas en redacciones de revistas (del grupo Hachette-Filipacchi) y 80 de elaboración de un proyecto tutorizado.
El profesorado se compone de, entre otros, Carlos Pardo (director general de publicaciones de Hachette), José María Izquierdo (director de arte de Elle), Cristina Acebal (directora de 10 Minutos), Sarah Glattstein Franco (directora de Cosmopolitan), Jesús Maraña (director de publicaciones del Grupo Zeta) y Angel Arrese (profesor de marketing y comunicación de la Universidad de Navarra), entre otros.

Curso académico: octubre a abril
Sede: Salamanca
Matrícula: 4.500 €




> Curso de formación de editores iberoamericanos (Fundación Carolina - SIALE)

La Fundación Carolina, en colaboración con la Sociedad Iberoamericana de Amigos del Libro y de la Edición (SIALE), otorga 15 becas anuales para este curso de formación editorial en el marco de los programas de formación continua de la Universidad Complutense de Madrid, con la participación de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la Federación de Gremios de Editores de España.
Se trata de un curso intensivo específicamente pensado para alumnos procedentes de Iberoamérica. La próxima edición se realizará de febrero a marzo de 2005. Con seis semanas de duración, consta de 66 horas de enseñanza teórica y 26 horas de práctica, ambas presenciales en las ciudades de Madrid y Santander.
Las becas incluyen el importe de la matrícula, pasaje ida y vuelta en clase turista a España, seguro médico no farmacéutico y pago del alojamiento en régimen de pensión completa en Madrid y Santander. Sin embargo, el becario deberá abonar 1.000 € en concepto de complemento de matrícula.
Los requisitos son ser nativo de algún país iberoamericano excepto España, mayor de 22 años y menor de 36, no tener la residencia en España, ser licenciado universitario o estar trabajando en alguna de las diversas profesiones directamente relacionadas con el mundo del libro (editor, librero, importador, distribuidor, etc.).

Como actividades complementarias de formación, se dedicarán alrededor de 30 horas al conocimiento de un amplio panorama de la vida económica, social, histórica y cultural del país y de sus instituciones, mediante visitas guiadas a la Biblioteca Nacional, Real Academia Española, Museo del Prado, diario El País, Monasterio de El Escorial, Universidad de Salamanca y Museo de la Ciencia de Valencia.
_________________________________________________________________


···> Radiografía del sector editorial en España (2004)


> La contundencia de las cifras

La industria editorial española es la quinta en el mundo y la tercera de Europa, detrás de Inglaterra y Alemania. En 2003 se editaron 77.950 títulos, de los cuales 60.891 fueron primeras ediciones y 17.059 nuevas ediciones y reimpresiones, con un promedio de 3.314 ejemplares por tirada. De ese total, el 11,5% fue editado por la administración pública y el restante 88,5% por el sector privado. Del total de la edición privada, un 4,1% correspondió a ediciones de autor, un 18,6% a pequeñas editoriales, 28,5% para las medianas, mientras que las editoriales “grandes” se quedaron con el 37,3% del mercado.
Según datos de 2002, 3.367 editores publicaron 275,6 millones de libros, de los cuales se vendieron 226,6 millones, con una facturación global de 2.674 millones de euros y un precio promedio por ejemplar de 11,80 €. Como colofón, el número que engloba a todos los anteriores: la cantidad de títulos vivos en el catálogo español es de 276.000.


> ¿Chicas, medianas o grandes?

Una editorial es considerada pequeña cuando publica menos de 100 novedades anuales, mediana cuando publica entre 101 y 999 novedades al año y grande si edita 1.000 o más títulos en ese mismo lapso. Según estos parámetros, en España existen 122 grandes editoriales que representan al 4,7% del sector, pero publican el 45% del total de títulos. Las medianas son 378 (14,5%), editando el 33% de las novedades, mientras que las pequeñas son 2.116 y representan el 81% del total de empresas, con el 22% del total de la producción.
El dato: la producción de las pequeñas editoriales se incrementó un 14,2% en 2003.


> Desglose temático por subsectores

El subsector que más títulos edita es el de las ciencias sociales y humanas, con un 33% del total. Le siguen literatura con un 18%, libros de texto (16%), infantiles (13%) y ciencia-tecnología con un 10%, el único subsector que no experimentó crecimiento a lo largo de 2003.
Respecto a temas específicos, los que experimentaron mayor crecimiento durante 2003 fueron arte y ciencia militar (38%) y biografías/historia (ambas en torno al 22%). Asimismo, la que sufrieron una merma significativa fueron los libros de matemáticas (-18%) y medicina/higiene pública, con un 5% menos que el año anterior.
El dato: la producción de libros infantiles tuvo un crecimiento del 36% respecto a 2002.


> Indices de lectura 2003 (libros leídos por persona/año)

1 libro (58,8%)
1 a 4 libros (26,7%)
5 a 15 libros (24,5%)
Más de 15 libros (7,6%)
El dato: siete de cada diez libros que se leen en España son novelas.


> Producción por comunidades autónomas en 2003 (expresado en cantidad de títulos)

Comunidad de Madrid (28.470)
Cataluña (25.635)
Andalucía (4.966)
Comunidad de Valencia (4.573)
País Vasco (3.377)
Galicia (2.643)
Castilla y León (2.291)
El dato: en solo un año, la comunidad valenciana incrementó en un 25% su producción editorial.


> Facturación por comunidades autónomas en 2003 (porcentajes del total nacional)

Cataluña (53%)
Comunidad de Madrid (42%)
País Vasco (2%)
Andalucía (1,1%)
Comunidad de Valencia (0,9%)
Galicia (0,7%)
El dato: desde 1999 la comunidad de Madrid evidencia un crecimiento sostenido del orden del 7-8%, al tiempo que Cataluña experimenta un estancamiento que se mantiene desde hace cuatro años.


> Producción desglosada por idiomas (2003)

Castellano (82,4%)
Catalán (11,4%)
Gallego (2,5%)
Vasco (2,1%)
Otros (1,6%)
El dato: en 2003 la producción de títulos en catalán fue de 8.260 títulos, un 13% superior a 2002.


> Edición en otros soportes (expresado en cantidad de títulos en 2003)

CD, DVD, e-book (3.912)
Videolibro (195)
Audiolibro (115)
Microfilm (19)
Diapositivas (5)
El dato: el número de lanzamientos de libros electrónicos (e-books) creció un 230% en los últimos cuatro años.


> Principales canales de venta (2002)

Librerías (38,5%)
Cadenas de librerías (11,7%)
Hipermercados (10,7%)
Venta a crédito (7,5%)
Empresas e instituciones (7,2%)
Kioskos (5,5%)
Clubes del libro (5%)
Venta telefónica (3,5%)

El dato: respecto a 2001, las grandes superficies casi duplicaron su participación, mientras que en el mismo período las ventas a crédito se redujeron un 45%.


> Importaciones por destino (2003)

Inglaterra (55%)
Francia (18%)
Alemania (10%)
Holanda (5,8%)
Italia (4,3%)
Bélgica/Luxemburgo (3,7%)
Estados Unidos (1,6%)

El dato: nuestro país figura en el décimo lugar, con un 0,25%.


> Exportaciones por destino (2003)

México (17,5%)
Francia (16%)
Inglaterra (13,5%)
Italia (9,3%)
Portugal (7,5%)
Alemania (6,3%)
Estados Unidos (4,8%)

El dato: Argentina aparece en el puesto 12º con un magro 1,45%. En 1998 era el principal comprador, con un 13 y medio por ciento del total exportado por España.

NOTA: las cifras y datos brindados en este informe fueron tomados de datos oficiales difundidos por la FGEE (Federación de Gremios de Editores de España) y del 13º reporte económico del Departamento de Estudios de la Feria de Barcelona, realizado en 2004 y presentado el 30-09-04 en ocasión de la vigésimo segunda edición de Liber.

_________________________________________________________________


···> Liber 2004

¿Qué es Liber?

Se trata de una feria internacional del libro, que se realiza en forma anual en España, alternativamente entre las ciudades de Madrid y Barcelona. Este año le tocó el turno a la segunda, del 29 de septiembre al 2 de octubre, celebrándose su 22º edición en el predio ferial barcelonés. En 6.036 m_ de exposición hubo 312 stands (con 515 empresas representadas), participando editoriales, agentes literarios, empresas de artes gráficas, multimedia, asociaciones profesionales y entidades relacionadas con el mundo del libro, compañías de servicios y proveedores del sector. En cuanto al perfil de visitantes, está dirigida a editores, libreros, distribuidores, autores, agentes literarios, educadores, bibliotecarios, periodistas, profesionales de las artes gráficas y de las nuevas tecnologías.
Vale destacar que el evento es eminentemente “doméstico”, ya que del total de stands, solo un 10% de ellos (32) fueron de otros países. Participaron 19 naciones, a saber: Canadá (8 stands), Colombia y México (3 cada uno), Francia y Argentina (2 cada uno), mientras que Rusia, Israel, Reino Unido, Portugal, Italia, Grecia, Estados Unidos, Brasil, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Panamá y El Salvador contaron con un stand cada uno. Estas últimas seis naciones centroamericanas fueron los “países invitados” de la presente edición.

> ¿Diferencias con la feria del libro de Buenos Aires?

1. Naturaleza del evento. Es una feria estrictamente profesional, que no está abierta al público general, hecho que restringe exponencialmente el número de visitantes, que en promedio no supera los 8.000 visitantes. No se paga entrada, sólo hay que acreditarse.

2. Actividades culturales. Charlas, debates, mesas redondas y presentaciones muy restringidas en número, paralelamente a que los recintos en los que se realizan tienen capacidad muy limitada. La disyuntiva es clara: ser puntual o... quedarse parado.

3. Temáticas abordadas. Acotadas, de la mano de la falta de tiempo, teniendo presente que Liber apenas dura 3 días y medio, que en definitiva es el tiempo promedio de cualquier feria de índole profesional. Hubo solo una mesa redonda dedicada a autores jóvenes.

4. ¿Ganas de hojear libros? Olvídese, a menos que tenga intenciones de comprarlos, y en grandes cantidades. La gran mayoría de los visitantes vienen a hacer negocios, leer más de dos contratapas conlleva el raudo acercamiento de gente del stand en cuestión.

5. Agendas compatibilizadas. Liber se realiza la semana anterior a la fecha de inicio de la Feria de Francfort, Alemania (este año entre el 6 y el 10 de octubre), por excelencia la plataforma de comunicación para el comercio internacional de licencias editoriales.

6. Punto de encuentro ideal. Son muchos los editores, ilustradores, fotógrafos, periodistas e impresores que acuden a la feria para hacer contactos de trabajo, ya que es “el” lugar para encontrar a gran parte de los profesionales que nutren el tablero editorial ibérico.


> Misión comercial argentina

Nuestro país estuvo representado por la Cámara Argentina del Libro (CAL) y -curiosamente- por una pequeña editorial de Haedo (GBA), que tuvo stand propio, a pesar de no ser grande, conocida ni prestigiosa. Se trata de Mundo Cartográfico S.R.L., que -como su razón social hace suponer- edita mapas, globos terráqueos y material didáctico para nivel inicial, además de libros de ciencias puras, historia y geografía.
Respecto al stand “oficial”, el de la CAL, tuvo una ubicación muy conveniente, a escasos 40 metros de la entrada a la feria y del stand más amplio de la exposición, el del Grupo Anaya.
Con 25 m2 de superficie, hubo casi medio centenar de empresas representadas que expusieron libros y material promocional. Al frente del stand y detrás de cada detalle estuvo Wolf Friedrich (coordinador de la CAL) y, por los pasillos, el infaltable Daniel Divinsky (Ediciones de la Flor).
Párrafo aparte merece Ana María Cabanellas (Editorial Claridad/Heliasta), quien el pasado 20 de junio, en reunión del Comité de la Unión Internacional de Editores -UIE- en Berlín, fue nombrada nueva presidenta de la Unión Internacional de Editores hasta mediados de 2006, sucediendo en su cargo al español Pere Vicens.
Este nombramiento no sólo honra a la industria editorial argentina, sino a toda Latinoamérica, ya que por primera vez en la historia de la UIE un editor sudamericano obtiene dicho cargo.


> CONFERENCIAS

“El mundo editorial y las nuevas tecnologías”

La intervención más sustanciosa fue la de Ricard Dalmau (Director de Planeta Multimedia), que versó sobre la gestión de contenidos en el mundo editorial, aludiendo a la nueva tecnología que actualmente registra una gran demanda de contenidos editoriales: el e-learning, en dónde confluyen el sector editorial con el de formación y capacitación.
Expuso brevemente, a manera de racconto, cómo nació el gran cambio en el sector de producción de las editoriales, con la incorporación de contenidos multimedia, proceso que generó una necesidad de incorporar know how del mundo de la informática. Este maridaje no siempre fue feliz, ya que en los albores de los años 90 las primeras enciclopedias multimedia resultaban un gran dolor de cabeza para el sector, enfrentado a un cambio de paradigma tecnológico que parecía inminente, aunque finalmente ha demorado una década en implementarse, de forma muy gradual. En relación a ello, se hizo alusión al sonado caso de Enciclopædia Británica -que apostó muy fuerte al nuevo mundo digital- comenzando a vender su archifamosa obra de referencia en CD, con un estrepitoso fracaso que sirvió de precedente para que otros gigantes de la edición mundial entendiesen que el mercado aún no estaba lo suficientemente maduro para que ese nuevo soporte resultase económicamente viable.
Hacia el año 2000 -con el notable incremento de cantidad y calidad de prestaciones de las computadoras hogareñas- se crean las condiciones mínimas que permiten vender obras multimedia, como así también a través de internet. Allí se desarrolla la idea de “obra multisoporte”, para lo que debe implementarse una nueva gestión de contenidos que permita que luego puedan ser comercializados en diversos formatos, concluyendo en que el mejor modo de fidelizar al lector es a través de una enciclopedia que brinde un servicio de actualización anual, al que sólo tiene acceso quien ha pagado la obra.
Finalmente se hizo alusión al e-book o libro electrónico. El directivo expuso otro ejemplo, el de Sony, para graficar su opinión sobre el futuro de este soporte: “Si una empresa tan conservadora como esa está desarrollando un e-book de altísima calidad -que tuve en mis manos y muestra un gran salto respecto a la primera generación de esta tecnología- seguramente tendrá éxito a mediano plazo, sobre todo porque creo que este desarrollo ejercerá un efecto dominó sobre el resto de la industria para editar contenidos en este nuevo formato”.
Este nuevo e-book funciona con tinta electrónica (e-ink), posee una pantalla TFT reflectiva (utiliza luz ambiente), definición de 800x600 pixels (170 dpi, calidad similar a la de un periódico), logrando blanco y negro más dos tonos de grises. Sus dimensiones son 12,6 por 19 cm, con 13 mm de “lomo” y un peso de 190 gramos.


“¿Los contenidos editoriales sirven para el e-learning?”

Entre los panelistas se contaban tres directores generales de empresas de multimedia, un director de una multinacional del sector gráfico y el director del máster de e-learning de la Universidad Ramón Llull de Barcelona.
Si bien el e-learning (formación a distancia) ya se usa en todos los sectores profesionales, el editorial en particular necesita tejer alianzas con otros sectores, debido a que aún no han logrado la suficiente sinergia para funcionar bien. Es cierto que hay una gran demanda en el mercado en volcar contenidos editoriales en e-learning, no obstante existe un peligroso cuello de botella, que radica en que no se trata de un simple “trasvase” de un medio a otro, sino que deben hacerse muchos cambios, ya que el e-learning tiene una fuerte impronta pedagógica que obliga a reelaborar contenidos, otorgándoles una tónica diferente a la original.
El conocimiento debe adecuarse, estructurarse y organizarse para aprovechar al máximo todas las ventajas de este nuevo medio, como la interactividad y la riqueza audiovisual que ofrece. El formador debe facilitar este proceso, asumiendo que su rol cambia, pasando de ser un mero transmisor a un elemento que necesariamente debe dinamizar este flujo de conocimiento. Sin embargo, esta nueva metodología no suplanta al aprendizaje presencial y existen todavía muchos retos por superar, sobre todo en cuánto a la calidad del material (contenidos) y en el desarrollo de una metodología eficaz que permita que el alumno se sienta acompañado en todo su proceso de aprendizaje, con elementos que posibiliten un alto grado de interactividad tutor-alumno-comunidad de aprendizaje.


“Libro, lecturas y derechos de autor en Iberoamérica”

En un encuentro organizado por CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos), representantes de 13 países de Latinoamérica dejaron oír su desesperación e impotencia ante el negocio imparable de la piratería de libros y fotocopias ilegales. Las cifras que se manejan al respecto son escalofriantes: en América Latina cada año se fotocopian ilegalmente 50.000 millones de páginas protegidas por derechos de autor, equivalentes a 250 millones de libros y a pérdidas en derechos por US$ 600 millones al año. Estos datos fueron suministrados un día antes de la inauguración de Liber por el Grupo de Entidades de Derechos Reprográficos de Iberoamérica (GEDRI), reunido en Barcelona el pasado 27 de septiembre. En la misma reunión, Ana María Cabanellas (flamante presidenta de la Unión Internacional de Editores), puntualizó: “la cultura de la fotocopia empieza en el jardín de infantes, cuando los maestros les dan a los niños fotocopias en color y se las cobran a sus padres como material escolar”.
También se abordó una nueva problemática del mundo editorial: la gestión de derechos digitales (DRM, Digital Rights Management), cuya regulación es aún incipiente en Iberoamérica -excepto en España-, país que se rige por expresas directivas de la Unión Europea.


> El ISBN cambia de formato

A partir de enero de 2005 se llevará a cabo un cambio en el formato del ISBN español, que pasará de tener 10 a 13 dígitos a partir del 1º de enero de 2007, para lo cual en enero de 2005 comenzará el proceso de adaptación. Los actuales números tendrán que ir precedidos por el prefijo 978 y, en el caso de que se agoten, por el 979. Este cambio se ha hecho indispensable por el agotamiento numérico del actual sistema.

__________________________________________________________________


···> Texto traducido para publicar como reseña del libro "El violonchelista de Sarajevo" de Steven Galloway (El Aleph Editores, octubre 2008):

A modo de explicación

En los últimos quince años, he escuchado o leído sobre la vida real del «violonchelista de Sarajevo», Vedran Smailović, quien tocó su instrumento durante veintidós días en una plaza pública de la ciudad como acto de resistencia contra la guerra y de luto por sus amigos y vecinos. Yo era consciente de la guerra en la antigua Yugoslavia, si bien no sabía sobre ella más que lo que veía a través de la televisión. No estaba allí, por tanto no lo viví en carne propia. Pero la imagen de un hombre sentado en una calle bombardeada tocando el violonchelo caló muy hondo en mí.
En los últimos tiempos, he reflexionado mucho acerca del odio. Tengo la sensación de que mientras la mayoría de nosotros se resiste a decir a quién ama y podríamos rebatir efusivamente cualquier insistencia formal respecto a que podamos amar a algún otro que a ese a quien hemos elegido, estamos muy dispuestos a haber decir a quién odiar. Todas las guerras están asentadas y promovidas sobre este concepto de odio abstracto e institucionalizado. Creo que tan pronto como nos permitimos decidir a quién odiar, perdemos uno de los factores esenciales de nuestra condición humana.
Me gustaría creer que condiciones terribles no necesariamente conducen a acciones de la misma naturaleza. Mientras no hay duda de que la guerra trae consigo mucho horror y brutalidad a la existencia de la población afectada, ello no invalida el hecho de que la gente aún tiene la opción —en esos momentos en los que están más que nunca puestos a prueba— de hacer o no lo correcto. Hace unos cinco o seis años, se convirtió en una obviedad para mí que el sitio de Sarajevo, con la actitud de este violonchelista, fuese un escenario natural para explorar en la ficción las ideas señaladas líneas arriba. Lo que intenté plasmar fue que cada instante de la vida cotidiana —como conseguir agua o cruzar una calle— alberga posibilidades de expresión de humanidad tan importantes como la de un rostro en un campo de batalla.
Leyendo sobre el sitio de Sarajevo encontré poco debate sobre lo que sucedió, que no se reduce a un informe de políticos nacionalistas e intervención occidental. Los serbios dicen esto, los bosnios aquello y las Naciones Unidas lo otro. Pero cuando hablo con los habitantes de Sarajevo que sobrevivieron al sitio, percibo en esa gente poco interés en dichos asuntos, cuando no un gran desprecio. La mayoría de ellos eran apolíticos antes de la guerra, y si tenían una opinión formada, puede que la hayan conservado a través del tiempo. Ellos no pensaban en términos de raza, etnia o religión. No deseaban eso. Tanto que en la novela me abstengo de utilizar los términos «bosnio», «serbio», «musulmán» o «cristiano», palabras con una carga semántica que, una vez pronunciadas, monopolizan la conversación tanto de los campesinos como de los habitantes de las ciudades. Para hablar de lo que deseo no necesito ser más complejo que ellos.
No me resulta relevante comprender por qué el violonchelista hizo lo que hizo. Aún hoy no puedo presumir de haberlo entendido. Lo que personalmente traté de asimilar, y lo que el libro intenta hacer comprender, es qué efecto debería tener sobre la gente que rodea al violonchelista, capacitados para ser inspirados por dicho acto dramático. Y cómo éste hecho tan trascendente, que poca gente tiene la oportunidad de elegir hacer, puede plasmarse en el día a día, cuando cada uno de nosotros optamos respecto a lo que debemos realizar, nos apetezca o no.
___________________________________________________________________


···> Cinco primeros textos publicados en columna mensual titulada "Un argentino en Barcelona", ilustrada por el artista plástico y Director de Arte argentino Andrés Echeveste (www.andresecheveste.com.ar) y publicada entre 2003 y 2005 en periódico "Planeta GAE" (publicado hasta 2005 por Gran Aldea Editores/www.granaldeaeditores.com.ar):


> Argentíberos (6/03)

Ramblas de Barcelona, la primavera perfuma las calles y las caras de la gente, apiñada frente a una estatua viviente que mantiene un equilibrio imposible. Cae una moneda de un euro, de manos de un sueco enorme que se saca una foto con un Che Guevara plateado.
“Che… Guevara, ¿a qué hora te vas boludo?”. El que pregunta es Javier, un porteño de 24 años que viene a buscar a su amigo Sergio, alias Che, que se pone en la piel del revolucionario varias horas al día en busca de la supervivencia.
Sergio se cambia entre las sonrisas de los transeúntes. Parte de lo que atesora su gorro invertido (33 euros) sirve para pagar una cerveza compartida con su amigo de Almagro, que se vino junto con él, allá por abril de 2002. Con el resto… comprará la comida para el día siguiente, mientras mira una nube plomiza a la que le ruega en silencio que mañana no llueva sobre las ramblas, su lugar de trabajo.
Esta escena es tan solo una ínfima parte del mapa humano tejido en Barcelona, pero también en Madrid y en otras tantas ciudades españolas a las que hemos llegado la mayoría de los nuevos inmigrantes.
El es una de las caras más visibles de la ola inmigratoria -por lejos- más nutrida de nuestra historia, que comenzó allá por el 2000 y tuvo su clímax durante 2002, aunque el éxodo aún no parece haber terminado.
De los dos lados del gran charco (antes cruzábamos el “charco” para ir a Colonia o Montevideo, ahora hacia España o Italia) hay familias divididas y esperanzas unidas. Hay parejas partidas, hay espera, hay historias mínimas que podrían parecer inverosímiles a quien escribe si no fuese por el hecho de que él mismo está envuelto en una de ellas.
¿Porqué se van? Para “probar”, por impotencia, para hacer experiencia, una nueva vida o en busca de nuevos Aires. ¿Para encontrarse, lejos de lo que es nuestra esencia? Pero… nuestra esencia no salió de ese pedazo de tierra que vió zarpar a aquel italiano en 1492 con quien nos machacaron en el colegio? Está claro que descendemos de ellos, de los barcos. Sí, de los barcos cargados de gallegos y tanos que se deslomaron allá en un lugar que ni habían visto en los mapas antes de viajar. Y sin internet, aviones o… pasaporte.
Es cierto, ellos fueron a Argentina con oficios o sólo con ganas de trabajar, ¿sólo con ganas dije? Pero si con ganas se puede todo, hasta se puede construir un país como el nuestro, que sorprendió al mundo a principios del siglo XX por su pujanza, que vuelve a sorprender la mundo a comienzos del XXI, pero por su debàcle.
Ahora, la mayoría de los que probamos suerte tenemos entre 20 y 35 años, tenemos buenos estudios y preparación, tenemos rabia, ganas, papeles… No, papeles no tenemos.
Pero los necesitamos, porque lo que cambió es que ahora no es fácil trabajar en forma legal en la Madre Patria si no tenemos la suerte de contar con un familiar directo nacido en suelo comunitario. Embarcamos en Ezeiza con un equipaje visible, pero llevamos mucho más. Ese sobrepeso no paga sobreprecio en las aerolíneas, pero puede hacernos pedazos las ilusiones si creemos que nuestro pasaje nos lleva inexorablemente a la tierra prometida.


> Sensación dérmica (7/03)

Es verdad, no es lo mismo la sensación dérmica que la realidad. Mi sensación es que los argentinos somos un tipo de inmigrante único. No, no somos mejores que nadie, tampoco peores, pero sí tenemos características socioculturales muy particulares que tornan difícil encasillarnos. ¿Eso es una ventaja? Sí, en el sentido de que somos recibidos y tratados sin ningún tipo de discriminación, incluso se nos reconoce la cultura y la educación que nos parió, que hizo posible a este ser polivalente que tiene una encrucijada existencial impregnada en las entrañas desde que nace: nos dijeron durante generaciones que éramos Europa en Sudamérica. Y nosotros -crédulos para los elogios- nos alejamos de todo lo que nos rodea en el mapa del fin del sur de América, dedicándonos a lustrar nuestros bronces. Y nos dormimos en los laureles de la generación de Borges, Cortázar, Perón, Evita, Houssay, Fangio... Pero hoy ellos ya no están y está claro que no fuimos capaces de (re)producir esa estirpe de gente que hizo resonar el nombre del país en los verdaderos epicentros del mundo. ¿Ellos fueron demasiado grandes? ¿Sus hijos (nuestros padres) demasiado endebles para proseguir dando forma al Sueño SudAmericano? Un destino enorme que les quedó demasiado holgado a las nuevas generaciones y que no supimos asumir desde el origen de la tragedia.
Ahora algunos somos Latinoamérica en Europa, pero no nos gusta que nos llamen “sudamericanos”, preferimos que nuestra casilla sea exclusiva: “argentinos”. Y nuestra ventaja-orgullo histórico se puede transformar en un escollo. Venimos a España a hacer lo mismo que los españoles, no lo que los españoles no quieren hacer y para lo cual necesitan la mano de obra extranjera. Entonces nos encontramos ante un vacío legal para que jóvenes médicos, abogados, ingenieros, periodistas, músicos, actores, arquitectos y tantos otros ejerzamos nuestras profesiones en la Unión Europea. E intentamos construir nuestro edificio personal en terrenos ajenos, con planos bien diseñados, con ideas muy válidas, con proyectos de futuro enfrentados con las leyes que no contemplan que emigren profesionales bien formados y con mucha materia gris para dar color a sus aspiraciones.
Se da la curiosa paradoja de que España no nos abre demasiado las puertas, sin embargo los españoles, su gente, sí nos abren sus brazos y manifiestan su sensibilidad y su aprecio por el lugar del mundo del que venimos. Un lugar que les es común aunque esté allá, debajo de todo, pero comunicado por puentes culturales e históricos con pilotes que parecen no haber sido afectados por el modelo de “porteño prepotente” que exportamos durante décadas y que monopolizó la imagen de lo que era ser argentino fuera de Argentina.
Toda esa autoprovocada mala prensa no logró impedir que hoy nos traten realmente como a sus iguales, que nos den una mano más allá de no tener los papeles necesarios para trabajar, alquilar un departamento o manejar un coche. Mi sensación, epidérmica, es que este pueblo nos recibe con una solidaridad que más de una vez me sorprendió, más de una vez hizo que mis lágrimas rodaran mejilla abajo.


> ¿Cromosomos? (8/03)

El lenguaje es un instrumento maravilloso, una herramienta que se muestra como un interesantísimo medio de acceso a la comprensión de cómo somos, de cómo somos los argentinos. El pez por la boca muere, el argentino por la boca vive y hace literatura tratando de hacerse entender.
Mis primeras charlas con españoles me asustaban. Resultaban fríos, poco interesados, serios, distantes, parecían distintos. Lo eran.
Al trabar una relación que llegue algo más allá del mero café de presentación, nos percatamos de que esa coraza es superficial, que bajo esa apariencia de frialdad hay interés, que bajo la seriedad hay buenas intenciones, que bajo las apariencias hay poco engaño. Y eso es mucho decir, sobre todo para nosotros, acostumbrados a una dosis de engaño verbal constante, rémora discursiva del rioplatense.
Esa es la diferencia más marcada en las palabras de los “gallegos”, gente que habla poco en comparación con nosotros, pero porque dice sólo lo necesario, lo que piensa -literalmente- y eso a nosotros, verborrágicos por naturaleza, nos choca. En más de una ocasión tuve la sensación de que mi interlocutor se había ofendido, me había malinterpretado o yo mismo le daba una mala impresión. Tiempo después entendí que ese es el modo que tienen ellos de relacionarse con los demás, sin abrumar con palabras, escuchando, sopesando lo que se dice, sin abusar del verbo.
A los pocos meses de estar en España, esa sensación deja lugar a la certeza. No les caemos mal, sino todo lo contrario, solo que ellos exteriorizan de otra manera lo que piensan, sienten y aman. Encarnan otra idiosincrasia.
Y en ese punto del itinerario mental en gestación, deportamos la idea inicial y empezamos a hacer una comparación obligada, a medirnos con la misma vara y darnos cuenta de los dobles y triples discursos que armamos los argentinos para (no) decir algo, de las intrincadas redes que tejemos para mentir sin mentir, para decir lo que necesitamos decir pensando lo que no nos conviene que escuchen...
En ese punto de inflexión, la aparente tosquedad del español se torna algo interesante, práctico y hasta inteligente por su utilidad comunicativa, por su claridad semántica, por su transparencia y simpleza.
A la hora de decir las cosas por su nombre, los españoles toman atajos y nosotros... tomamos café, pertrechándonos tras rodeos linguísticos que les resultan inconcebibles y hasta perjudiciales, ya que buscamos la forma de no decir lo que queremos decir, de no herir con palabras. Pero herimos con omisiones o tergiversaciones.
Aquella tórrida tarde llevábamos casi dos horas de charla. Manolo habló media hora, yo el resto. A pesar de que me apropié de todos los silencios que se interpusieron en nuestro diálogo no logré decirle lo que quería del modo que pretendía. Él se limitaba a mirarme, seguro de que su “No, y se ha acabao” del comienzo me había quedado clarísimo (aunque a mí me haya sonado “duro”). Mi mente se debatía buscando artilugios comunicativos para no decirle eso mismo, lo que yo también opinaba, al tiempo que le envidiaba esa manera de hacerse entender, de usar las palabras no como máscara, sino como espejo.


> ADNuestro (9/03)

La noche comienza a ganarle la batalla a los colores del paisaje, los verdes del bosque se van oscureciendo mientras los matices se fusionan a pesar de mis ojos.
Acodado en un sábado a la tarde de un verano de calor, comparto una mesa con un amigo argentino. Levantando la vista puedo sacar una foto mental que sólo soy capaz de describir de un modo: mal. Baste decir que estoy en la parte alta de la ciudad, en el Parque Güell (diseñado por el genial arquitecto catalán Antoni Gaudí), que ofrece una imperdible vista panorámica de Barcelona desde el superpullman de las montañas que rodean a la ciudad mirando hacia el profundo azul del Mediterráneo.
Desfilan cientos de turistas de todos los rincones del mundo, también de ese rincón. Y a ellos les llama la atención un objeto de culto, imán de sus miradas y sobre todo de sus deseos.
Gracias a mi amigo hoy conocí a un grupo de argentinos, uno de ellos de El Palomar, otros dos de Hurlingham. No pudieron ante su atracción magnética y me preguntaron si no los convidaba... Ninguno soportó la abstinencia ante el verde objeto del deseo. Charlamos una hora o tal vez más, nos saludaron y se fueron satisfechos.
Media hora más tarde toda una familia argentina -abuelos, padres y nietos, todos de Caballito- me delataron gracias a (culpa de) mi amigo.
Volvió a producir un encuentro, sin hablar, sólo con su presencia y mis palabras. Somos inseparables y él es insuperable a la hora de hacerme conocer gente.
A esa altura de la tarde la sequía de mi termo era Atacama y la yerba había envejecido sin riego, no obstante el corazón vegetal de mi cacharrito de metal seguía latiendo y emitiendo radiación rioplatense.
Luego de las visitas que me (a)trajo mi compañero y una charla que me dejó buen saldo espiritual, volvimos a quedarnos solos. A las nueve de la noche, ya a media luz, levanté por última vez la vista, pero para mirarlo a él. Me dí cuenta que estaba esperando algo de mí, no había agua y no podía darme más de sí. Creo que lo miré con algo que se pareció demasiado al cariño.
Incliné el termo y esperé un largo instante en el que me pareció que los segundos goteaban mucho más rápido que el agua, pero sin embargo logré un agónico mate final, un mate que no esperaba, un jaque mate.
Já, ¡que mate! Sus labios dorados me invitaron como si mi deseo necesitara estímulos. Cerré los ojos, me acerqué y la besé, al tiempo que mi mano abrazaba su cuerpo y mi mente ensayaba un “gracias”, aunque creo que fue el corazón el que intervino.
Pasaron minutos. Incontables, poquísimos. El idilio se rompió culpa de una paloma, que aterrizó sobre el aeropuerto internacional de mis pies descalzos. Tenía que irme, la noche había ganado definitivamente la batalla, por algunas horas.
Me acerqué al cesto de la basura, pero no pude. No pude tirarla. ¿Yerba? Eso era más, mucho más que hojas trituradas y mojadas. Eran un símbolo, un ritual, el sinónimo más exacto del verbo compartir, una manera Argentina de saborear los latidos de la realidad, testigo de nuestras confesiones y consejero de nuestras confusiones. Casi un ser querido, una manera inexpresablemente hermosa de meter a un país tan grande en un recipiente tan chico. ¿Dulce o amargo? Dulce y amargo, como la vida misma.


> ¿Quo e-Vadis? (10/03)

-Disculpa un minuto, ya estoy contigo. Es que mañana debo entregar los formularios de mi “declaración de la renta” y llevo retraso, ¿sabes?
-¿Qué es eso de la renta?
-Es una declaración jurada de los ingresos anuales que tengo por mi trabajo, en base a eso pago más o menos impuestos. Todos los meses pago un monto, si al final del año aporto más de lo que me corresponde de acuerdo a mi sueldo, el Estado me lo devuelve.
-Ja ja, eso para mí es ciencia ficción. Allá el Estado no te devuelve ni el saludo.
-Sí, he escuchado que el estado del Estado argentino deja bastante que desear… De todos modos, no entiendo como pretenden salir adelante si no aportan al fisco…
-Es que la mayoría de nosotros no cree en el Estado, lo consideramos sinónimo de ineficiencia y burocracia infinita.
-¿Pero como se puede ser “país” si no se cree en el propio Estado, su esencia?
-Es que una de nuestras desventajas respecto a los países que funcionan es considerar que “público” es algo “de nadie” y ver al Estado como un enemigo que nos quita sin nada a cambio; a contramano del verdadero concepto de “lo estatal”. Ustedes ven a lo público como “de todos”, es decir como lo que realmente es.
-¿O sea que ustedes pasaron del Estado benefactor y paternalista de los años cuarenta a una falta total de credibilidad en las instituciones? ¡Están jodidos, tío!
-Así de claro. Esa manera de pensar, transformada en hechos cotidianos, hace que concibamos a todo lo público (espacios, tareas, fondos, servicios) como “sin dueño”, tirando basura en todas partes, pintando paredes, cruzando semáforos en rojo, evadiendo impuestos… ¡y nos quejamos de que todo funciona mal! Te aseguro que los envidio mucho a los españoles, porque nuestro maltrato hacia lo que es “de todos” al fin y al cabo no es más que maltratarnos a nosotros mismos, una variante bien nuestra de masoquismo.
-Mira, aquí en España hasta los años 70´s ni Dios pagaba los impuestos. Sin embargo, en menos de veinte años todos empezamos a hacerlo y las cosas mejoraron a ojos vistas. ¡Y no nos sobraba un “duro”, igual que a ustedes ahora!
-Sí, pero… ¿como lográs transformar ese “círculo vicioso” que sufrimos nosotros en el “círculo virtuoso” del que ahora disfrutan ustedes? ¿Dónde está el punto de inflexión? Allá la gente siente que pone su plata en un barril sin fondo, que se burlan de ella, que no es un “ida y vuelta” entre el gobierno y los ciudadanos, ¿qué motivo tienen para hacerlo?
-¿Motivo? Dejar de esperar que el cambio siempre germine en el campo de la política, ustedes mismos dicen que no creen en sus representantes, pero imagino que sí creen en ustedes mismos… La salida está en cada uno, en ese nivel de lo “micro” habría que plantearse las cosas justamente al revés y cambiar el “para qué voy a pagar si los demás no lo hacen” por un “ya que los demás no pagan, al menos voy a empezar a hacerlo yo”.
-Tenés razón, hay que poner el grano de arena para un cambio de conciencia.
-Eeeexacto… creo que tienen que dejar de ser tan “piolas”, se han pasado de la raya y ahora el boomerang se volvió contra ustedes.
-Sí, nos vendría muy bien alguna vacuna contra la soberbia, al fin y al cabo… ¿no somos los argentinos de hoy los “gallegos brutos” de ayer?
-¡Joder! Un porteño con autocrítica, enhorabuena. Habría que embalsamarte para que mis amigos me crean que existes.


> Condenominacióndeorigen (11/03)

La denominación de origen es algo que da valor no sólo a los vinos, sino a todas las cosas que la tienen, incluidas las personas que acreditan una especie de “pedigrí geográfico”.
Sucede también lo contrario, que ese pedigrí -o su ausencia- puede jugarnos en contra, por eso las banderas, las razas, las religiones, todo eso que a priori une pero creo que en realidad separa a la humanidad. En España he tenido oportunidad de mezclarme con gente de varias latitudes, en lugares que dejaban mucho que desear y en otros en que deseábamos mucho quedarnos. Y la sensación fue siempre la misma: los nacidos allá al sur del sur somos vistos “con denominación de origen”, con buenos ojos, como los hermanos que se fueron al otro lado del océano a probar un destino diferente.
De esto podríamos sacar dos conclusiones: que nosotros nos merecemos ese trato pre

Otros servicios

···> Proyecto independiente para «Número 0» (Buenos Aires, 2004).
Investigación periodística y producción de archivo fotográfico para contenidos de maqueta de revista semanal de 64 páginas para el periódico Ámbito Financiero de Buenos Aires.

···> Revista Lateral (Barcelona).
Faldones, reseñas y artículos publicados entre 2003 y 2006 (cierre de la revista).

···> Periódico Planeta GAE (Buenos Aires).
Columna mensual ilustrada, publicada entre 2003 y 2005.

···> Editorial Sirpus/Zendrera Zariquiey (Barcelona). Corrección tipográfica de libros en papel y redacción de contenidos de página web.

···> Revista del Automóvil Club Argentino (Buenos Aires).
Investigación fotográfica, entrevistas y redacción de textos número 100º aniversario, publicado en mayo-junio de 2004.

···> Amedida Consultores (Madrid).
Redacción y corrección de fascículos sobre bricolaje para Leroy-Merlín España (2002).

···> Ateles Editores (Madrid).
Corrección, redacción de contratapas y gacetillas de prensa de libro Bellas y Bestias (2002).

···> Editorial Anaya Touring (Madrid).
Guías pocket de turismo, prueba de corrección de estilo aprobada. Junio 2002, Madrid.

···> Editorial Punto de Lectura (Madrid).
Informe de lectura (La primera nieve en Moscú, Javier Garvich). Mayo 2002, Madrid.

···> Revista Autoclub (Buenos Aires).
Colaboración en sección Arte, correspondiente al número 173. Abril 2002, Buenos Aires.

Tarifas

A convenir.

 


 

Julián ha recomendado a...


  • Leer >
    Oscar Bianchi
    Oscar Bianchi es un profesional universitario muy versátil, hecho con la madera de los que -en épocas de crisis- redoblan la apuesta. Un emprendedor nato, como lo demuestran su perfil en Ediciona, su web corporativa y su blog.

     

    Ver recomendaciones a Oscar Bianchi >
    Cerrar [X]
  • Leer >
    LUCIANA REIS
    Maquetadora, traductora y editora, Luciana Reis es -ante todo- una profesional en el más amplio sentido de la palabra.

    Trabajar con ella ha resultado una experiencia muy gratificante, no solo por lo antes mencionado sino además debido a que hemos logrado una sinergia profesional y personal que ha convertido un trabajo complejo en una experiencia en la que ambas partes hemos culminado mutuamente enriquecidas.

    Julián Chappa

     

    Ver recomendaciones a LUCIANA REIS >
    Cerrar [X]
  • Leer >
    Martin Lombardo
    Martín Lombardo es muchas cosas (psicólogo, profesor en el Institut d’Études Politiques de Lyon, novel traductor), pero sobre todo es el autor de una deslumbrante novela titulada «Locura circular» (editada por «Los libros del lince»). Trabajar con él ha resultado una experiencia tan gratificante como enriquecedora.

     

    Ver recomendaciones a Martin Lombardo >
    Cerrar [X]
  • Leer >
    Norberto Baruch
    «Norbi» Baruch es un artista, un profesional polifacético (periodista, diseñador, ilustrador, infógrafo y fotógrafo). Un creativo precursor e innovador reconocido en el mundo, pero sobre todo un hombre generoso dispuesto a dar una oportunidad y transmitir su conocimiento y pasión a las nuevas generaciones.

     

    Ver recomendaciones a Norberto Baruch >
    Cerrar [X]
  • Leer >
    MARIA SILVINA ECHEVESTE
    Silvina posee una dilatada trayectoria como restauradora de obras de arte, a la que suma su experiencia docente. Destaco sobre todo su profesionalidad y seriedad, demostrada a través de su desempeño tanto en el ámbito público como en el privado.

     

    Ver recomendaciones a MARIA SILVINA ECHEVESTE >
    Cerrar [X]
Ver más recomendados (10) >





  Ej. Redactor Julián Chappa